Estrategia Nacional de Cambio Climático

La Ley General de Cambio Climático obliga al Gobierno Federal a elaborar esta Estrategia Nacional de Cambio Climático, la cual es el reflejo de la actuación decidida del Estado Mexicano de enfrentarlo contundentemente.


Decargar PDF - Estrategia Nacional de Cambio Climático

Introducción

La acción global frente al cambio climático es ineludible e impostergable, lo cual nos impone la necesidad de planear a largo plazo y actuar de inmediato para adaptarnos ante sus impactos potencialmente adversos, así como reducir las emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero. Por ello, la Ley General de Cambio Climático mandata la elaboración de una Estrategia Nacional de Cambio Climático, como el instrumento rector y orientador de la política nacional. Esta Estrategia define una ruta a largo plazo y establece prioridades nacionales de atención para combatir el cambio climático en materia de adaptación y mitigación.

Contexto

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático ha manifestado que el calentamiento del planeta Tierra es inequívoco. El promedio global de la temperatura de la superficie terrestre ha aumentado desde la Revolución Industrial, más notablemente en los últimos 50 años. Es por esto que bajo las condiciones actuales, hacia 2100 el incremento en la temperatura podría llegar hasta 4°C por encima de los niveles preindustriales. Para evitar esta situación, es necesario que se reduzcan las emisiones mundiales de forma considerable.

Por su parte, México es altamente vulnerable a los efectos del cambio climático y el décimo segundo país con mayores emisiones del mundo. En ese sentido, la política nacional de cambio climático debe incorporar a la adaptación como un componente central y asegurar un desarrollo económico que proteja al medio ambiente.

Objetivo de la estrategia

La Estrategia Nacional de Cambio Climático es el instrumento rector de la política nacional en el mediano y largo plazos para enfrentar los efectos del cambio climático y transitar hacia una economía competitiva, sustentable y de bajas emisiones de carbono. Ésta señala los ejes estratégicos y líneas de acción a seguir, para así orientar las políticas de los tres órdenes de gobierno, al mismo tiempo que fomentar la corresponsabilidad con los diversos sectores de la sociedad.

Visión 10/20/40

México crece de manera sostenible con la promoción del manejo sustentable, eficiente y equitativo de sus recursos naturales, así como del uso de energías limpias y renovables que le permiten un desarrollo con bajas emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero. México es un país próspero, competitivo, socialmente incluyente y con responsabilidad global que genera empleos suficientes y bien remunerados para toda su población, en particular para la más vulnerable. México es una nación con una economía verde, con ecosistemas y poblaciones resilientes al cambio climático y con ciudades sustentables.

La Estrategia señala los hitos a cumplir en los próximos 10, 20 y 40 años para llegar a esta visión.

Estructura de la estrategia nacional de cambio climático

La Estrategia Nacional de Cambio Climático define seis Pilares de la política nacional de cambio climático, que sostienen tres Ejes Estratégicos en adaptación y cinco Ejes Estratégico en mitigación. Éstos se ven representados en la siguiente figura:

Pilares de la política nacional de cambio climático

El cambio climático presenta amplios retos para todos los sectores de la sociedad mexicana y su atención requiere una coordinación eficaz y coherente entre todos los actores e instituciones involucradas. El sustento de los Ejes de adaptación y mitigación se establece en los seis pilares de la política nacional de cambio climático:

  • P1. Contar con políticas y acciones climáticas transversales, articuladas, coordinadas e incluyentes
    La instrumentación eficaz de la política nacional de cambio climático requiere de una coordinación transversal entre sectores y actores, de la revisión del marco jurídico a fin de evitar contraposiciones y de la inclusión de todos los grupos sociales. La articulación de estos actores e instrumentos es indispensable para ejecutar las políticas y acciones de adaptación y mitigación señaladas en la Estrategia Nacional de Cambio Climático.
  • P2. Desarrollar políticas fiscales e instrumentos económicos y financieros con enfoque climático
    Las acciones para combatir el cambio climático requieren del respaldo de recursos económicos accesibles, oportunos, constantes y suficientes para su efectivo cumplimiento. A la vez se requiere mandar señales económicas que reflejen el costo del daño ambiental de las emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero. México puede hacer un mayor uso de instrumentos económicos. El desarrollo de políticas fiscales e instrumentos económicos con enfoque climático impulsará la promoción de un desarrollo económico bajo en emisiones y elevará la competitividad.
  • Leer mas...
  • P3. Implementar una plataforma de investigación, innovación, desarrollo y adecuación de tecnologías climáticas y fortalecimiento de capacidades institucionales
    Con el objetivo de tomar las decisiones adecuadas para abatir el cambio climático y adaptarnos a él, nuestro país requiere de la generación de conocimiento científico y tecnológico articulado bajo una plataforma de difusión. Lo anterior permitirá crear sinergias, promover la colaboración y evitar duplicidades. La innovación de tecnología permitirá desarrollar nuevas capacidades productivas y recuperar recursos económicos. Paralelamente, es necesario crear capacidades nacionales en los tres órdenes de gobierno mediante capacitación en temas prioritarios de adaptación y mitigación. La capacitación de los tomadores de decisiones como sustento de la generación de políticas permitirá la apropiación de conocimientos y su aplicación exitosa.
  • P4. Promover el desarrollo de una cultura climática
    Para enfrentar con éxito el cambio climático es indispensable transformar los patrones de producción y consumo de la población. Para lograrlo, México requiere de una sociedad informada, consciente, comprometida, participativa y que exija la rendición de cuentas. Es fundamental garantizar que existan programas educativos y mecanismos de divulgación efectiva de las acciones que requiere instrumentar una política de esta trascendencia.
  • P5. Instrumentar mecanismos de Medición, Reporte, Verificación y Monitoreo y Evaluación
    Las acciones de mitigación y adaptación al cambio climático requieren del desarrollo de instrumentos de Medición, Reporte y Verificación, así como de Monitoreo y Evaluación. Estos instrumentos proporcionan transparencia y certidumbre de las acciones, asimismo, garantizan la integridad ambiental, comparabilidad, consistencia, transparencia y precisión de datos. Lo anterior permitirá evaluar y retroalimentar el diseño de las políticas de cambio climático, promoviendo su eficiencia e impacto. En particular, la correcta y eficiente aplicación de los recursos presupuestales e internacionales, públicos y privados impactará directamente en el logro de los objetivos de la política de adaptación y mitigación nacional.
  • P6. Fortalecer la cooperación estratégica y el liderazgo internacional
    Este pilar busca mantener y fortalecer la presencia de México como actor relevante en el ámbito internacional y en la región de América Latina y el Caribe mediante el reconocimiento de su alta vulnerabilidad al cambio climático y de su potencial de reducción de emisiones de GEI. Este posicionamiento le permite acceder al financiamiento climático internacional y mantener cooperaciones bilaterales y regionales estratégicas.

Adaptación a los efectos del cambio climático

En los últimos años, México ha enfrentado un número creciente de afectaciones debido a fenómenos hidrometeorológicos extremos que han producido pérdidas humanas y altos costos económicos y sociales.

A lo largo de las próximas décadas, México experimentará un incremento de temperatura generalizado superior al 6% respecto a la media histórica. La Estrategia presenta un diagnóstico de la vulnerabilidad en el país ante efectos derivados del cambio climático como sequías, inundaciones, deslaves, disminución de rendimientos agrícolas y pecuarios por cambios en temperatura y precipitación, ondas de calor y transmisión de enfermedades. Con base en ello, identifica a los municipios más vulnerables.

Se establecieron los siguientes ejes estratégicos para adaptarnos a los efectos del cambio climático:

  • A1 Reducir la vulnerabilidad y aumentar la resiliencia del sector social ante los efectos del cambio climático
    México es especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático y, en décadas recientes, se han presentado algunos efectos relacionados con este fenómeno, como: disminución en disponibilidad de agua, inundaciones, sequías y enfermedades como dengue o infecciones diarreicas agudas. De acuerdo a las características geográficas y a las condiciones socioambientales, económicas y de salud, el problema puede intensificarse. La evaluación de la vulnerabilidad y la implementación de medidas de adaptación deben realizarse a nivel local respondiendo a condiciones particulares. Este eje establece líneas de acción que favorezcan las condiciones de reducción de la vulnerabilidad y aumento de la resiliencia de la población y de los sistemas que contribuyen a una mejor calidad de vida.
  • A2 Reducir la vulnerabilidad y aumentar la resiliencia de la infraestructura estratégica y sistemas productivos ante los efectos del cambio climático
    El cambio climático plantea enormes retos en materia de adaptación de los sistemas productivos. Las características de los impactos y las maneras de atenderlos dependerán del tipo de sistema: agropecuario, forestal, de aprovechamiento de vida silvestre, acuícola, pesquero, industrial, extractivo y turístico, o de infraestructura estratégica. Asimismo, dependerán de los riesgos a los que se encuentre expuesto. En cada sistema de producción es necesario que se tomen en cuenta aspectos de cambio climático para incrementar su productividad y competitividad. Este eje presenta líneas de acción encaminadas a fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad de los sistemas productivos y de la infraestructura estratégica ante el cambio climático.
  • A3 Conservar y usar de forma sustentable los ecosistemas y mantener los servicios ambientales que proveen
    En México existe una gran diversidad de ecosistemas que otorgan a la sociedad una vasta cantidad de servicios ambientales (como el oxígeno, el agua, el combustibles y los alimentos) que se encuentran amenazados seriamente por actividades humanas, incluidos los efectos del cambio climático. Las presentes líneas de acción están enfocadas en orientar las políticas e instrumentos para aprovechar de manera sustentable los ecosistemas, restaurando su funcionalidad ecohidrológica y los servicios que proveen a la sociedad, para aumentar de esta manera su resiliencia.

Desarrollo bajo en emisiones/Mitigación

Para lograr un desarrollo económico sustentable y soste­nido que se caracterice por una baja emisión de carbono, la Ley General de Cambio Climático indica que los esfuer­zos de mitigación deben iniciar con acciones de mayor potencial de reducción de emisiones al menor costo y que logren, al mismo tiempo, beneficios ambientales, sociales y económicos. Es por ello que, complementariamente a los esfuerzos de re­ducciónde GEI y como parte del portafolio de acciones priorita­riasde mitigación para el país, el control de los CCVC es parte fundamental de esta Estrategia

Los criterios principales utilizados en esta Estrategia para identificar las acciones prioritarias en el corto, mediano y largo plazo son: potencial de mitigación, costo marginal de abatimiento, cobeneficios ambientales y sociales, cobeneficios en salud, incremento en la productividad nacional y barreras.

Los ejes estratégicos que definen las acciones a realizar en términos de un desarrollo bajo en emisiones son:

  • M1. Acelerar la transición energética hacia fuentes de energía limpia
    México tiene un gran potencial de generación de energía mediante fuentes renovables y, si bien se han abierto posibilidades de aprovechamiento para la participación del sector privado, los mecanismos no han sido suficientes. Las líneas de acción de este eje buscan enfocar esfuerzos en superar las principales barreras que han impedido la completa inmersión de las energías renovables en el sistema energético nacional.
  • Leer mas...
  • M2. Reducir la intensidad energética mediante esquemas de eficiencia y consumo responsable
    La eficiencia energética, además de derivar en ahorro, contribuye a la reducción de emisiones de GEI al mismo tiempo que apoya las metas de crecimiento y competitividad del país. En este eje se pretende potenciar las medidas que acompañan a un consumo responsable de energía, que resultan de los cambios en los hábitos de consumo así como de mejoras tecnológicas.
  • M3 Transitar a modelos de ciudades sustentables con sistemas de movilidad, gestión integral de residuos y edificaciones de baja huella de carbono
    En el marco de este eje, una ciudad sustentable parte de un modelo de desarrollo urbano capaz de regular el territorio, orientando su uso hacia sistemas eficientes de movilidad, edificaciones de baja huella de carbono y una gestión integral del agua y de los residuos. El enfoque de aplicación de política es primordialmente de ámbito local.
  • M4 Impulsar mejores prácticas agropecuarias y forestales para incrementar y preservar los sumideros naturales de carbono
    Los bosques son reservorios importantes de carbono, cuya destrucción y degradación constituye una de las fuentes más importantes de emisiones a nivel global. Al mismo tiempo, su conservación y manejo sustentable pueden contribuir a aumentar la cantidad de carbono almacenada en ellos. Las actividades agropecuarias, por su parte, son clave para la seguridad alimentaria, pero muchas de éstas contribuyen a la emisión de GEI.

    Este eje plantea líneas de acción clave a desarrollarse dentro del sector agropecuario y forestal, con la finalidad de impulsar prácticas que reduzcan emisiones y eviten políticas que pudieran mermar su alcance de mitigación. Es clave en este eje aplicar políticas con un enfoque de paisaje que actúe sobre grandes áreas compactas, como corredores biológicos o cuencas, para considerar de forma más plena la condición de sus recursos naturales, sus tendencias, la influencia de la acción humana y las oportunidades para la conservación, restauración y el desarrollo.
  • M5 Reducir emisiones de Contaminantes Climáticos de Vida Corta y propiciar cobeneficios de salud y bienestar
    En este eje se plantean líneas de acción para reducir las emisiones de Contaminantes Climáticos de Vida Corta, y, de esta forma, contribuir a la reducción de impactos de cambio climático a nivel regional y a la disminución de las tendencias de calentamiento global en el corto plazo. Paralelamente, con las líneas de acción se fomentarán múltiples beneficios que incluyen la mejora de calidad del aire, de la protección a la salud y de los cultivos.

Emisiones

En 2010, en México se emitieron a la atmósfera gases de efecto invernadero (GEI) equivalentes a 748 millones de toneladas de CO2 (MtCO2e), esto representa un aumento del 33% con respecto a las emisiones de 1990.

La línea base de emisiones GEI para México es una proyección tendencial de las emisiones de GEI en ausencia de acciones de mitigación. Se construye a partir de los datos del Inventario Nacional de Emisiones de GEI, las Prospectivas Sectoriales y las proyecciones de crecimiento del PIB de 3.6% y la población. Las emisiones de GEI de México alcanzarían 960 MtCO2e en 2020, 1,276 MtCO2e en 2030, y 2,257 MtCO2e en 2050.

Este escenario tendencial es el punto de partida en el diseño de políticas y acciones para alcanzar las metas de reducción de emisiones en México:

  • Al 2020, abatir emisiones en un 30% con respecto a la línea base, y
  • Al 2050, reducir emisiones a un 50% de las registradas en el año 2000.

Diversos estudios presentan potenciales de reducción de emisiones de GEI significativos en el país. Por ejemplo, el análisis de curvas de costos de abatimiento realizado en el año 2010 por el INE muestra un potencial de mitigación al 2020 cercano de 261 MtCO2e.

Revisión, evaluación y adecuación

Tal y como lo mandata la Ley, la Estrategia será revisada y evaluada por consejeros sociales de la Coordinación General de Evaluación del INECC, con la participación del Consejo de Cambio Climático. En ningún caso las revisiones y actualizaciones se harán en menoscabo de las líneas de acción, las proyecciones y los objetivos contenidos en este instrumento rector de la política nacional de México frente al cambio climático.